viernes, 6 de abril de 2012

El Gatito Jaspeado


Como una parada en estas 50 recetas, hoy leyendo en mis recuerdos, busqué un libro de poesías, que me recuerda a mi abuela. De ese poeta que tantas veces leí en mi infancia, Andrés Eloy Blanco, traigo este poema que hoy tiene un significado diferente.




El gatito jaspeado
bajó esta mañana hasta el Carroussel,
huroneó en los jardines, subió a los pedestales
y llegó hasta los hombros del señor Lafayette.

El gatito jaspeado
tuvo sed,
y lamió las estatuas desnudas
llenas del rocío del amanecer.

El gatito jaspeado
tuvo hambre, y fue
hasta el fondo de las grandes ánforas
que tienen pichones nacidos ayer.

El gatito jaspeado
tuvo sueño, y se fue a recoger
entre los muslos de una bacante
de exacerbada desnudez.

El gatito jaspeado
tuvo un sueño, y fue
que bajo sus patas florecía un surco
y por rutas blancas llegaban a él
los Tres Reyes Magos, y que le traían
un ratón cada Rey...

París, 1924

No hay comentarios: