domingo, 4 de marzo de 2012

Sabores de Tierra


El día de ayer en la feria del agricultor compré unas remolachas que se veían muy buenas así como unos espárragos de la zona de Cartago, y preparé esta receta de Sumito Estevez, ya había publicado otra ensalada parecida solo que tenía espuma de quesos de cabra.


La remolacha, también conocida como acelga blanca, betarava, betarraga (Chile y Perú), también se le denomina muy extendidamente entre la población chilena como beterraga (Chile) , beterava (Argentina) , beterrada (Islas Canarias) y betabel (México), es una planta de la familia Chenopodioideae, de la cual las hojas y la raíz son comestibles. La remolacha al igual que las Avellanas y la Rúcula son sabores que pueden considerarse de tierra.



Ensalada de remolacha con vinagreta de avellanas

Para 4 personas

Ingredientes

Espárragos
12 Espárragos
½  taza Salsa de soja  

Remolachas
1 pedazo de un centímetro de Jengibre
Sal al gusto
¼  taza de Agua
Vinagre de jerez o jugo de limón al gusto
3 Remolachas grandes
2 cucharadas de azúcar
½ taza de Vino blanco

Vinagreta de avellanas
½ taza de Aceite de oliva
30 gramos de Avellanas
10 gramos de Jengibre
100 gramos de Rúcula
2 cucharadas de Vinagre balsámico
Sal y Pimienta al gusto

Procedimiento

Remolachas
Pele las remolachas y corte ruedas de 3 mm de espesor con la ayuda de una mandolina. Empareje las ruedas de remolacha con un corta galletas. En una cacerola disponga el vino, el agua, el vinagre, azúcar y sal. Sumerja las ruedas de remolacha, el jengibre pelado y cocine a ebullición suave hasta que las remolachas estén tiernas, pero firmes.
Reserve las remolachas y deje reducir el fondo de cocción hasta obtener consistencia de almíbar.

Espárragos
Retire la parte final de los espárragos y blanquee en abundante agua salada en ebullición hasta que estén tiernos. Corte la cocción en agua fría y luego escurra bien. En una sartén caliente agregue la salsa de soja y deje reducir unos segundos. Incorpore los espárragos y deje cocinar hasta que se consuma el líquido.

Vinagreta de avellanas
Tueste las avellanas en el horno caliente y luego procese hasta reducirlas a polvo. Incorpore el jengibre pelado y continúe procesando. Agregue la mitad del vinagre balsámico, la mitad de aceite de oliva y termine de procesar hasta obtener una pasta homogénea. Pase la pasta a un bol, agregue, sal, pimienta, más aceite de oliva, vinagre y mezcle ligeramente. Corte las hojas de rúcula en fina juliana y mezcle con la vinagreta.

Presentación
En el centro de un plato disponga un aro y en la base una rueda de remolacha, luego sirva un poco de vinagreta con rúcula. Repita este proceso hasta completar 3 capas. Desmolde, termine con los espárragos y rocíe los bordes con el fondo de cocción de las remolachas.

2 comentarios:

EnLaLuna dijo...

Me gusta mucho la forma de cocer las remolachas que propones.

Yo a veces las como crudas, en ensalada, normalmente con queso y peras, en daditos pequeños.

También son muy interesantes en zumo, con zanahoria y manzana... en cualquier caso es un sabor a tierra muy particular que a mí me chifla!

Capricornio dijo...

Una presentación de lujo, con sabores a tierra. Buen título, excelente receta.