miércoles, 12 de noviembre de 2008

Helado de Avellanas



La avellana o avellana europea es un fruto seco que viene del nombre latín del avellano común, Corylus avellana. Botánicamente este fruto se considera una núcula. Tiene forma esferoidal, con un diámetro aproximado de 10 a 15 mm. Está formada por una cáscara fibrosa externa que rodea una cubierta lisa en la que se aloja la semilla. La cáscara fibrosa se seca durante la maduración.
El núcleo de la semilla es comestible, usándose tanto en crudo como cocinado (entero o en pasta). La piel oscura que recubre la semilla tiene sabor amargo por lo que en ocasiones se retira para el consumo. También se obtiene de la avellana un aceite de sabor fuerte y característico que es de uso alimentario. Las avellanas se utilizan con profusión en confitería, garrapiñada o mezclada con chocolate.
Las avellanas son una buena fuente de proteínas y lípidos, y lo mejor es que tienen bajo contenido de carbohidratos, por lo que, no solo no vamos a engordar sino que nos va a hacer bien.
Para mí la avellana esta muy vinculada a la Navidad, no puedo imaginar alguna Navidad de mi infancia en Valencia sin las avellanas, recuerdo que mi Papá las compraba para esa época junto también con otras frutos secos como Nueces y almendras pero mis favoritas eran siempre las avellanas. 

En esta ocasión quiero presentarles un Helado que ya he preparado varias veces y el cual se puede comer solo o acompañado de Mousse de Chocolate o de algún otro postre con frutas como el que voy a publicar en mi próxima entrada.
Estas nueces dulces se hacen muy fragantes una vez que han sido tostadas. En esta receta las avellanas molidas se pueden dejar toda la noche en la mezcla del helado y luego se cuela antes de procesarlo, pero si nos gusta encontrarnos los pedacitos en el helado, estos se pueden dejar en la mezcla. Esta receta se puede preparar también con Pistachos o Almendras.
Helado de Avellanas
Ingredientes
1 taza de Avellanas picadas
1 taza de Azúcar
2 taza de Crema de leche
2 taza de Leche completa
½  cucharadita de Vainilla
9 Yemas de huevo
Una pizca de Sal 

Procedimiento
Caliente el horno a 350°F. Coloque las avellanas en una bandeja de hornear y tueste hasta que estén fragantes y doradas, alrededor de 15 minutos. Muela finamente en la licuadora o en un procesador y reserve.
Coloque en una olla ¾ taza de azúcar junto con la crema de leche, la leche y la vainilla, lleve al fuego a hervir a fuego medio alto, moviendo ocasionalmente.
En un bol coloque el ¼ taza restantes de azúcar junto con las yemas, bata hasta blanquear.
Una vez que la crema de leche rompa hervor vierta una pequeña porción sobre las yemas para atemperar y luego incorpore el resto, lleve nuevamente al fuego mientras mezcla con una espátula hasta que espese levemente. Agregue las avellanas y la sal. Enfríe en un baño maría invertido. Deje en la nevera durante toda la noche.
Cuele la mezcla si se desea sin los pedacitos de avellanas, luego vierta la preparación en la maquina de helados y trabájelo hasta lograr la consistencia deseada.
En caso de no tener la maquina de helados introducir el recipiente al congelador durante media hora. Sacar y batir. Devolverlo al congelador hasta que esté congelado.




3 comentarios:

Capricornio dijo...

ESte post tiene una redacción tan buena, que acompañada de tan excelentes fotos, puedo sentir lo crocante de las avellanas dentro del frio del helado.
Los postres son una de mis debilidades y en especial los helado. Me gusta comerlos x las noches después de las 8pm. Tendré que batir a falta de maquinita, pero los intentaré.

aandara dijo...

Con este helado me has hecho acordar las NAvidades en mi casa de Valencia Venezuela, mi mama siempre compraba nueces y frutos secos en los arabes del centro y era un paeso especial ir alli y escoger los que queriamos, siempre volviamos cargados de almendras avellanas, nueces, albaricoques turco secos, estos son los que mas me gustan porque son mas aciditos mi mama hacia una mermelada deliciosa, y con ella unas barras de albaricoque que son para chuparse los dedos.
Gracias por poner esta receta
Saludos
Amalia

Luis E. dijo...

Capricornio, te recomiendo que la pruebes en realidad el resultado es excelente, la combinación del crocante con el frío del helado es insuperable.

Amalia, si yo también recuerdo los árabes en el centro de Valencia. Los albaricoques secos eran uno de mis favoritos tenían un acidito que los hacia muy especiales.

Gracias por sus comentarios.